miércoles, 25 de mayo de 2011

MÉXICO: NACIÓN DE COCINEROS

Este va a ser uno de esos momentos en los que vuelvo a ponerme enfente del tren esperando a que pare, cuando pare. Si es que para.

La sangre se hiela, la carne tiembla, y la mente se pregunta si es verdad que todo lo que te ha llevado hasta este punto ha merecido la pena.

Estoy frente al tren. Estamos todos frente al tren.

Y no nos vamos a mover.

México somos todos. Y entre todos vamos a detener a la locomotora de la Historia y nos vamos a subir a ella para elegir un nuevo destino. Proxima estación: ESPERANZA.

Subcomandante Manu.

México. La situación actual de México, nos ubica a todos los que creemos que un cambio de dirección es necesario, en el cruce de las vías que van y vienen de Norte a Sur y de Oriente a poniente, donde nuestro coraje y nuestro miedo vienen a morir de hambre. Un cruce de vías que desde el cielo debe divisarse como una X donde yace enterrado el más grande tesoro con el que los mexicanos podemos soñar: un futuro próspero.

Yo no soy nadie. Soy solo otro mexicano que sabe que, como mexicanos, estamos solos. Nadie va a venir a solucionar los problemas que nosotros mismos no seamos capaces de resolver como Nación.  Y nuestros problemas son grandes. Pero también lo es México, país huerfano de padre y de madre.

Estamos solos. Y solos tenemos que salir adelante.

Yo jamás me he jactado de poder ofrecer respuestas a los retos y oportunidades de mejora de nuestro país…hasta ahora.

Hoy por fin me atrevo a lanzar un reto a todos los mexicanos, pues como mexicano que soy, estoy en mi derecho de reprocharle, no a Dios, ni al gobierno, ni al Fondo Monetario Internacional, sino a todos mis compatriotas su falta de fe en nosotros mismos.

MEXICO CREO EN TI.

Creer en nosotros mismos es el primer paso para mover las montañas de miedo, de prejuicios, de desconfianza y de malinchismo que nos han llevado a olvidar que no hay lugar más bonito sobre la faz de la tierra que la tierra que nos vio nacer, la tierra de nuestros padres, nuestra Patria. Si no somos capaces de creer, ¿cómo lo vamos a poder hacer?

Es necesario reinventar México. Lo digo categóricamente. Y tenemos que creer que un destino mejor nos espera al final de las vías.

Yo soy cocinero. Y veo México con ojos de cocinero. ¿Significa esto que mi labor por conseguir  un mejor país es menos valiosa que la gente que tiene otro tipo de responsabilidades? Yo creo que no.

Unos y otros debemos de poner nuestro granito de arena y luchar por reinventar un país en donde los valores que sirvieron de cimientos en el sueño de dar forma a una Nación no se queden simplemente en eso, en un sueño.

Desde aquí, en la distancia y a miles de Kilómetros de la tierra que sabe a sol y sal, a maíz y cal, he cavado mi trinchera. Una trinchera desde donde puedo ver que la alimentación, la cocina y la gastronomía de México pueden jugar un papel determinante en la búsqueda de soluciones para un país que cuenta con una de las mejores Cocinas del mundo.

Pero tenemos que creerlo y desearlo con tanta fuerza que se convierta en dogma de fe, de fe en nosotros mismos y en nuestro país.

Yo soy cocinero. ¿Y que puede hacer un simple cocinero para reinventar México?

Mi propuesta es concreta.

Vamos a trabajar, juntos, escuelas de cocina, restaurantes, hoteles, medios de comunicación, proveedores, agricultores, pescadores, ganaderos, viticultores, panaderos, TODOS, por conseguir hacer de México un país de cocineros.

Cuando alguien dice Rumania, enseguida pienso en gimnastas. Cuando alguien dice Brasil y de inmediato pienso en Fútbol y cuando alguien menciona a Suecia enseguida pienso en Ikea.

¿Y cuando alguien diga México?

Si yo fuera cirujano, seguramente este blog se llamaría Nueva Medicina Popular Mexicana, y soñaría con México: Nación de Cirujanos.

Pero soy cocinero y sobre todo y a mi manera, rianse si quieren, realista. Yo no se si México podría llegar a ser una gran nación de cirujanos, los mejores en el mundo. O gimnastas. O futblolistas…

PERO ESTOY CONVENCIDO DE QUE EN MÉXICO SE DAN TODAS LAS CONDICIONES NECESARIAS PARA CONSEGUIR CONVERTIR A NUESTROS COCINEROS EN UNA REFERENCIA A NIVEL MUNDIAL.

Tenemos grandes ingredientes, un patrimonio cultural y gastronómico cuyo valor es reconocido por todo el mundo pero sobre todo, tenemos la necesidad de un futuro mejor. Tenemos hambre de cambios reales y duraderos.

Vamos creer que podemos llegar a ser los mejores cocineros del mundo. Y vamos a llevarlo a cabo.

Pero para eso tenemos mucho trabajo por hacer. Lo primero tal vez, reconocer que la alimentación debe ser la prioridad a resolver antes de hablar de cocina, y mucho antes de hablar de gastronomía.

Cuando todos los mexicanos tengan sus necesidades básicas resueltas, cuando en todos los hogares de México se elabore de manera cotidiana una cocina mexicana y cuando los mejores restaurantes de México sean aquellos que abanderen una cocina hecha por todos y para todos, estaremos en condiciones de afirmar que hemos conseguido reinvetar un país, entre todos y plato a plato.

Nueva Cocina Popular Mexicana cree que es posible que México llegue algún día a ser sinónimo de grandes cocineros. Pero esta noble meta tiene que poder estar al alcance de todos los que se ganan la vida cocinando.

Hoy 25 de Mayo de 2011 en Vitoria-Gasteiz, País Vasco quiero proponer la creación de un Programa de Aprendizaje del Oficio de Cocinero independientemente de que el candidato tenga o no estudios culinarios. A realizarse durante 2 años en cocinas de hoteles y restaurantes, bajo la tutoría de un cocinero profesional y en donde el aprendiz podrá ir creciendo a la vez que va aprendiendo y trabajando a cambio de una remuneración simbólica.

Un programa que tiene como corazón la idea de que es necesario democratizar el conocimiento del cual unos pocos disfrutamos para dotar de herramientas de trabajo a aquellos que quieran dedicar su vida al servicio de la Patria en todas las cocinas de México.

He dicho en todas. Por que las inquietudes y el talento de la chamacada no están solamente en Puebla, Oaxaca, D.F, Yucatán o  Baja.

Es necesario descentralizar la atención y llevar el estudio y la enseñanza a todos los que en Tlaxcala, Zacatecas o Hidalgo también necesitan de nuestra ayuda, ya sea como aprendices recien llegados a una cocina o como cocineros en busca de actualizar sus conocimientos.

Un programa donde el aprendiz no solo no va a pagar por aprender, si no que además le van a pagar.

REINVENTEMOS MÉXICO DE UNA VEZ.

Esto, Señores, es un proyecto y un programa que tiene que ir más allá de lo económico y corporativo de nuestas obsoletas mentes.

Estamos hablando de futuro, de México, de responsabilidad social,  y del desarrollo de los sectores primarios como consecuencia de la continua preparación y profesionalización de los que hoy cocinan en México.

Se trata de crear un programa de alto rendimiento al alcance de todos, basado en fundaciones, patrocinios, mecenazgos, becas y donativos en dinero o especie para apoyar en todo el País este Programa de Aprendizaje del Oficio de Cocinero que Nueva Cocina Popular Mexicana propone se lleve a cabo allá donde alguien quiera aprender y alguien pueda enseñar.

Restaurantes, Hoteles, Escuelas de Cocina organícense, organicenlo. Yo no tengo nada que ver. Yo no me llevo nada. Yo no soy nadie.

Háganlo por ellos. Háganlo por que el nivel real de la cocina en México no es el de las listas y los listones de oro, es el de todos esos cocineros que quieren aprender y no tienen como hacerlo.

Háganlo por  dotar de un oficio a aquellos que de otra manera no tendrían un sitio en donde liberar toda su energía y sus ganas de comerse el mundo.

Háganlo por que el día que en todas las cocinas de México cocine gente que está preparada para hacerlo, México será mejor país y mejor destino turístico.

Háganlo por que en el fondo de sus corazones saben que la cocina nos puede salvar de que nos lleve el tren.

MÉXICO CREE EN TI.

¿Y TU?

                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada