domingo, 6 de mayo de 2012

CARTA ABIERTA A ENRIQUE OLVERA 2



Estimado Enrique:

Ante todo felicidades y gracias por hacernos sentir orgullosos de ser cocineros y de ser mexicanos. 

Hace ya algunos años que mantengo contacto contigo a través del esporádico mail, la inédita llamada telefónica que me hiciste cuando veniste la primera vez a #SSGastronomika, tu invitación a Mesa América en mi muro del "maldito" Facebook o el ReTweet eufórico, prueba de que las redes sociales son el caldo de cultivo de las revoluciones venideras, en casi cualquier ámbito del quehacer humano, y de las que ya ocurren en nuestro oficio, el tuyo y el mío.

Sin embargo, no te conozco. Ni siquiera nuestro breve en cuentro en Donostia este pasado Noviembre puede servirme para atreverme a decir si eres más de vino que de cerveza.

¿Y si no nos conocemos de nada, porqué sigo dandote guerra, sin tregua y cada vez que puedo te hago saber que estoy aquí, a tu lado?

Porque creo en tí y porque reconozco en tu talento, tu influencia, tu entidad moral, tu capacidad de trabajo y tus logros, fruto de un cúmulo de circunstancias que has sabido gestionar a tu favor, la oportunidad que tiene México de acercarse al momento histórico de ser la Nación de Cocineros que tanto tu como yo anhelamos.

Reconozco que no es mi papel hablar de estratégias ni de desiciones, y posiblemente tampóco sea el tuyo, pues bastante trabajo tienes ya de por sí.

Sin embargo, y partiendo de la base que tu trabajo consiste en llevar según tus propias palabaras "la cocina de barrio a la alta cocina" y que mi trabajo consiste en llevar "la alta cocina al barrio", mantengo que aunque estamos aproximandonos a la próblemática actual de la alimentación, la cocina y la gastronomía en México desde DIFERENTES perspectivas, tu labor y la mía, son lineas paralelas que si bien, nunca habrán de juntarse, si discurren juntas, hombro a hombro, lado a lado  como las vías del tren.

Hoy estoy aquí para reconocer que ambos frentes son igual de importantes para la defensa de nuestro patrimonio cultural y gastronómico.

Ustedes en el "Hi End Dining". Nosotros desde  Nueva Cocina Popular Mexicana.

Ustedes en la Alta Gastronomía. Nosotros en el Barrio, a pie de calle, trabajando por recuperar ingredientes, técnicas y recetas en desuso a causa de la globalización y el malinchismo

Tu en tu casa, yo en la mía y Dios en la de todos.

Y me disculpo públicamente por poner de nuevo sobre la mesa la palabra "rescate" que tanta comezón le da a tanta gente, que cree que es mentira que la cocina mexicana necesite ser rescatada, que cree que ya la hicimos.

Y sin ningún ánimo de dividir, de embarrar, de polemizar gratuitamente me pregunto si es verdad que nuestra cocina no necesita ser rescatada, cómo nos respondería el cocinero mexicano medio, el average Juan a las siguientes preguntas:

¿Podrías nombrar los platos típicos de nuestras 32 casas?
¿Sabes más de cocina francesa que de mexicana?
¿Has hecho más veces tamales que Cup Cakes o Lasañas?
¿Qué es lo que más te gusta cocinar?

Estamos muy lejos de haberla hecho. Si, hemos conseguido grandes cosas en 10 años y no hablo de listas, ni de reconocimientos de la Unesco. Ni de la presencia en los medios.

Hablo de un creciente interés por lo mexicano.  Un logro que por sí mismo es ya un parte aguas en nuestra historia. Por fín, ahoara lo mexicano es para los mexicanos, chic & trendy, cool & hot. 

Pero presisamente esa es la trampa en la que muchos están cayendo, y por la que este momentum en el que estamos puede ser solo un espejismo por el error colectivo de haber hecho la "casa por el tejado".

Enrique, te invito a que nos preparemos para los siguientes 10 años de trabajo reconociendo que ambas vías deben ser fuertes  e ir juntas para que no se descarrile el tren. 

Yo no soy nadie. Yo no tengo respuestas, pero si muchas preguntas. Juntos como cocineros mexicanos podemos encontrar las soluciones a las oportunidades de mejora que México espera de nosotros, aunque pensemos que ese no es nuestro papel. 

Somos cocineros, nosotros decidimos y podemos influenciar en las desiciones y en la manera en que nuestro país se alimenta. 

Cuento contigo, siempre lo he hecho, aunque no te conozco, siempre he dado por hecho que son más las cosas que tenemos en común como cocineros mexicanos de esta generación que las aparentes formas y modos que esta industria nos impone y que evidentemente nos separan.

En el fondo somos iguales. Nos preocupan las mismas cosas y a la vez que nos afectan, aunque en diferente grado sobra decir, las mismas amenazas. 

Amenazas que atentan contra México en tres estadios simbióticos y de los cuales dependemos para poder seguir construyendo un futuro digno y sustentable.  Hemos identificado estos tres estadios en Nueva Cocina Popular Mexicana como:

Soberanía Alimentaria
Cocina con Identidad Propia
Gastronomía útil  a la Sociedad.

Como puedes imaginarte el trabajo por hacer se torna monumental cuando ya no hablamos solo de Alta Gastronomía al servicio de unas minorías.

O cuando nos preguntamos qué se cocina a nivel doméstico en México. Que se cocina de verdad? 

Y mucho más cuando hablamos de esos mexicanos que desayunan, comen y cenan quelites.

Enrique, ya termino. ¿Si no te pido ayuda a tí a quien se la voy a pedir?

Una vez más te tiendo la mano y te invito a creer que desde tu privilegiada posición ciertas ideas pueden tener más eco en nuestra sociedad y en sus dirigentes. No te quiero pedir que te posiciones políticamente ni que dejes tus ocupaciones y empreses para militar en un activismo trasnochado segun algunos o progresista según mis limitados alcances de miras.

Lo que sí quiero pedirte es que sepas, que no te olvides, que cuentas con nosotros y con Nueva Cocina Popular Méxicana para cualquier iniciativa que tengas en mente relacionada con los temas aquí tratados y discutidos y discutibles. 

Nosotros, como ya lo hemos manifestado antes encontramos hace mucho años en tu persona la figura de LIDER MORAL de este movimiento nuestro. Y es por eso que cuando pienso en lo que quiero ser como cocinero mexicano pienso en tí y en lo que has logrado para México.

Perdóname este atrevimiento. Lo hago porqué se que ciertas inquietudes necesitan un aval como el tuyo para pasar de ser locuras a ser propuestas concretas:

A continuación quiero compartirte 10 propuestas concretas para seguir luchando desde nuestra condición de cocineros mexicanos que tu y yo somos, por una alimentación, una cocina y una gastronomía hecha por todos y para todos.

Me despido de tí con un abrazo. Prometo seguir dandote guerra hasta la próxima vez que el destino quiera que volvamos a estrechar con harto #machete nuestras manos. 

Nos vemos en el futuro Enrique. Palabra de nahual.

Manu Arriaga.
Vitoria-Gasteiz, País Vasco.
(Los años del exilio)

#10propuestasNCPM

10. Crear un PremioNacional para reconocer CUALQUIER esfuerzo en favor de México en el ambito culinario.

9. Crear una Wikipedia de la alimentación, la cocina y la gastronomia mexicanas asi como cursos oficiales On Line

8.  Crear un Campeonato Nacional (e Internacional) de Antojitos (un formato económico y popular)

7.  Convocar de manera periodica el conurso "Capital Gastronomica de México" y promover el turismo gastro.

6.  Crear un Museo y Biblioteca Nacionales de la alimentación, la cocina y la gastronomía mexicanas

5. Crear un programa de becas para estudiantes extranjeros que quieran conocer nuestra cocina (Turquois?)

4. Crear un programa de becas para que los mejores estudiantes (Conalep) hagan practicas en el extranjero

3.  Desarrollar en México "el modelo" de Cooperativas para hacer competitivos los Sectores Primarios  

2.  Crear un programa del Formación Técnica Profesional en el área de Cocina con prácticas remuneradas

1.  Enseñar alimentación, cocina y gastronomía en la Escuela Pública


#nuevacocinapopularmexicana somos todos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada