jueves, 19 de septiembre de 2013

MÉXICO NO ES SUECIA.



Hubo un día en que ingenuamente creí que el desarrollo gastronómico de 'los mejores restaurantes' de México se iba a traducir en oportunidades reales para todas las cocinas del país. Abiertamente digo que yo no celebro que la cocina mexicana siga identificándose con aquellas mesas a donde sólo unos pocos pueden sentarse, mientras que en otras no existan la condiciones mínimas que nos permitan a TODOS vivir nuestra cultura desde los valores de la creatividad, el oficio, la responsabilidad social y el cuidado del medio ambiente. 

Pero no se equivoquen conmigo. Claro que me flipa, me alucina y me entusiasma la altísima y santísima cocina evolutiva y mal llamada de 'autor' a la que yo llamo de 'intérprete' pues los cocineros no somos autores de nada sino transmisores de lo que la naturaleza nos grita a la cara. 

Lo que pasa es que en México practicar ese estilo de cocina me parece tan innecesario e inoportuno como lo es decir que nuestro deporte nacional es el cricket, el polo o el rugby. ¡México no es Marbella, Sotogrande ni Ibiza! 

¡Mírate al espejo paisano y reconócete bello por lo que de ti se espera, no por lo feo que eres comprado con José Andrés! 

¡No manches! ¡Despierta! ¡Vamos sobrados! 

Hoy por hoy México no necesita restaurantes que quieran parecerse a Frantzen o Noma. No en tanto que no estén solucionados nuestros problemas y superados nuestros rezagos.

¿Vas a hacer 'alta' cocina? ¿Vas a meterte en el circo de las estrellas? ¿Vas a poner tu talento al servicio del Establishment

ME PARECE ESTUPENDO siempre y cuando eso se traduzca en oportunidades de desarrollo para TODOS los cocineros de México. Y si tengo que explicarte el '¿PORQUÉ?' es que vivimos en distintas realidades.

¡Yo sólo te advierto que México no es Suecia! Y que lo que puede ser lo mejor para unos, puede no ser lo mejor para todos.

Te invito a elegir bien tu bando. A elgir bien tus batallas y a elegir con responsabilidad tus utopías.

Ahora te pregunto hermano cocinante:

¿Que es más utópico, mejorar la alimentación para que mejore la cocina para mejorar la gastronomía de México o tecnoemocionlizar la Tinga?

Los que nos han abierto las puertas a los cocineros mexicanos hacia una nueva manera de entender la cocina mexicana, no son los chefs que solo trabajan para la minoría pudiente de nuestra sociedad, a ellos no les debemos nada. Mi lealtad es con los "OTROS" es por eso que no voy a escribir una '3a carta abierta'. 

No más le mando decir al  "Innombrable", "el del 17" que el día que cuentes con nosotros tus noches serán más nuestras y nuestros días más tuyos en la medida en que nuestros sueños sean menos nuestros y más tuyos y tus sueños sean menos tuyos y más nuestros. No me quieres entender. Ni yo a ti. ¿Será que somos? ¿O será que nos hacemos?

Yo no pienso. Yo siento. Soy un ente carente consciente de lo que siente y nunca he ofrecido respuestas. Lo que sí he hecho ha sido plantear preguntas e innumerables propuestas desde la creatividad para hacer de nuestro oficio una herramienta de desarrollo en favor de las cocinas que más lo necesitan. Personalmente, no me interesa llenarme la cabeza de conocimiento para hacer lo que ya se ha hecho antes. Muy al contrario lo que me interesa llenarla de conocimiento para hacer lo que nadie ha hecho. 

Es por eso que digo que "la creatividad será el baluarte de nuestra memoria" por que desde el respeto por la tradición deseo que la Nueva Cocina Popular Mexicana sea el reflejo de la realidad que hoy vivimos, una realidad de avances tecnológicos y retrocesos sociales, de reciclaje y composta, pero también de polución y derroche de recursos. 

Encontremos pues en la creatividad las herramientas para dar solución a las oportunidades de mejora de nuestra alimentación, nuestra cocina y nuestra gastronomía que por si no se habían dado cuenta son muchos.  Mi sentimiento es el de muchos, el de los que pagan a diario en México el precio por no estar alineados con los LOBBIES DE PODER que hoy deciden lo que debemos de comer, cómo lo debemos cocinar y a quién debemos alabar a nivel gastronómico. 

Contradicciones aparte, la nueva disidencia siente que la lucha cada vez es más justa pues los medios electrónicos han demostrado tener el poder suficiente para plantarle cara a la oligarquía dominante de un país que siendo aún muy joven comienza ya a cambiarle la voz y a salirle pelos donde antes no los tenía. País puberto vas a sufrir porque estas creciendo. No tengas miedo al cambio, lucha por ser tu mismo y siente que en el rigor del castigo y en la medida de nuestras derrotas yace enterada cual semilla la promesa de una nación en donde nadie esta por encima de nadie. Sin prebendas. Sin privilegios heredados. Una nación de todos y para todos. Valiente es en México el que se desamarca y se pronuncia abiertamente por una alternativa. Y no. No tengo restaurante. ¡Imagínate si lo tuviera! ¡Aun asi casi 4000 personas nos siguen en las diferentes redes! Con tu apoyo a nuestros perfiles sociales estas alimentando una de las tantas llamas que están llamadas a arder en beneficio de la alimentación, la cocina y la gastronomía de ese México que no es el que se nos fue, mucho menos el que es, sino el que todos queremos que sea. 

Se qué no estoy solo y que aunque no estamos todos los que son, por lo menos si somos todos los que están... O casi. 

¡La semilla está plantada! ¡Levantemos la cabeza sabiendo que nuestra causa es pertinente y necesaria para avanzar hacia un México en donde la soberanía alimentaria, la cocina con identidad propia y la gastronomía horizontal, plural e incluyente viven el en corazón de todos los cocinantes de nuestro gran país!

Hoy, por cada vez que me mientan la Madre por revoltoso, subversivo e insurgente hay 10 personas que me felicitan por los futuros e improbables proyectos que me hierven en la cabeza. 

A los unos y a los otros les digo: 

La manera en que ganas es mas importante que la victoria.

¡Hagamoslo bien!


!ESE SI ES NUESTRO PAPEL!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada