sábado, 24 de mayo de 2014

CIRCUNSTANCIA Y CONTEXTO.

Voy a permitirme ponerme íntimo y trascendental. Puedo jactarme de ser coherente con mi circunstancia y con mi contexto. Los dos. Lo digo porque suelo recibir de vez en cuando el comentario envenenado de "que fácil es ser socialista cuando vives en Europa" o "que haces hablando de responsabilidad social si estudiaste en la Anáhuac". La verdad es que en el País Vasco no vivo bien, vivo muy bien. Pero ser dueño de mi propia casa o conducir un coche alemán de 140 CV no es culpa mía. Yo no emigré por motivos económicos sino familiares y lo que tengo no me lo ha regalado nadie. Mi circunstancia personal y mi contexto social es uno porque uno es el resultado de lo que me ha tocado vivir durante los últimos 15 años de mi vida. Pero no me caí de un árbol. Mi identidad está enraizada en México y me siento obligado a opinar en voz alta sobre lo que desde aquí veo y lo que desde aquí veo, y corríjanme sí me equivoco, es un México en donde unos cuantos son coherentes con su circunstancia, más no con su contexto. Y me parece perfecto, siempre y cuando no lo hicieran en prejuicio de los "otros" sin los cuales no serían quienes son ni estarían donde están. Cuando tu bienestar depende de que los demás estén jodidos, no sólo careces de entidad moral para fardar de lo que tienes, sino que estas en deuda con los que no tuvieron elección de ser quienes son ni de estar en donde están: bajo su dominio.

Lamentablemente no vivo en México y eso me resta fuerza de convicción a juicio de "ellos". No se cuándo ni cómo haber de volver, pero eso no me quita méritos como mexicano y como cocinante para decirle al que le interese saberlo que hasta que el contexto no sea el mismo para todos, las circunstancias de unos serán siempre y sólo siempre ofensivas para los otros.


Yo no creo en regalarla nada a nadie. El que quiera azul celeste que le chingue, pero en igualdad de oportunidades.


Desde aquí seguiré opinando y proponiendo, denunciando y soñando ese México que no es el que se los fue, mucho menos el que es, sino el que todos queremos que sea.


Me llamo Manuel Quezada Arriaga y a mi manera estoy reintentando mi México, el de todos, de la única forma que lo se hacer:


#nuevacocinapopularmexicana



Instagram

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada