jueves, 31 de marzo de 2016

MURIO POR LA PATRIA.

A expensas de ti. Mire Usted. La cosa es que a Usted puede que le cocine un niño. Un niño héroe que se morirá al cumplir los 40 y se de cuenta de que sigue cobrando lo que gana un niño después de haber acabado sus prácticas y de haber recibido título ese que dice Chef. Al frente de las partidas (secciones de una cocina) de una cocina de estas de autor se ponen a niños que no saben la diferencia entre un tomate y un tomatoe. 
 
Sin sueldo, durmiendo en barracones húmedos y fríos se dejan las uñas de en las mejores (dicen desde Vice Magazine) de las mejores cocinas a cambio de un aprendizaje zafio y plagado de violencia que en el mejor de los casos es físico y en el peor es mental. Si. Mental. Como el que me inflingieron a mi sin saber que lo que me estaban haciendo era un favor. A mi nadie me lo contó. Mi locura es real y se las haré pagar. Como hay Dios. Sepan pues que las practicas ni son legales, ni son pagadas, ni son agradecidas. El trabajo es trabajo y se paga. Tarde o temprano. Muerte al sistema que abusa y a las gentes que de este sistema se benefician en mayor grado de los que a el acuden con ganas de aprender de buena fe un oficio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada